espiritualidad
no-dual o advaita

La naturaleza misma de las cosas es adual.

De manera gradual me he ido dando cuenta que la espiritualidad solo puede ser no-dual, o como la llamaba Raimon Panikkar, adual. La naturaleza misma de las cosas es adual. Como escribió San Juan Evangelista, Dios es amor, y el que ama permanece en Dios y Dios en él. Como se ha escrito en el Corán y la Biblia, y como han afirmado algunos filósofos, de Dios venimos y a Él/ Ella volvemos. Pues bien, no solo venimos y vamos a ese Dios, no solo permanecemos en Él/ Ella y Él/ Ella en nosotros, sino que somos parte intrínseca de Lo Inefable. Se puede decir que somos una sola cosa, en nuestro caso a escala humana.

Dicho esto, la espiritualidad advaita nos ayuda a soltar la palabra Dios, porque aunque amemos las palabras y éstas sean de gran ayuda para comprender y navegar la vida, a menudo son ciertamente limitantes, y en especial en el ámbito espiritual. ¿Qué es Dios? ¿Dios realmente existe? El advaita deja a un lado las disquisiciones intelectuales sobre lo que es y lo que no es. Cuando dejamos de preocuparnos por contestar estas preguntas, nos centramos en la vivencia del momento presente que lo contiene Todo. Y aquí, ya más ligeros del peso de las ideas y las creencias que llevamos tanto tiempo sosteniendo, tanto si son en un sentido como en otro, es donde empezamos a volar.

Este vuelo toma una única dirección posible hacia una conciencia mayor de saberse amada y amado incondicionalmente, lo cual nos conduce inevitablemente a compartir este amor que quiere extenderse porque rebosa. Y seguramente en esta certeza de saberse amado y amante encontramos el sentido pleno de nuestra vida.

Lisa Cairns

«No hay centro, nada está percibiendo, y todo se está experimentando a sí mismo.»

laia Sanmartí

espiritualidad
no-dual o advaita

Explora la espiritualidad no-dual: Encuentra la unidad en la diversidad y la paz en la comprensión de Advaita.

Ir al contenido